Refuerza tu salud en Verano

Chi Kung en Verano

 

El Chi kung está relacionado con la Medicina Tradicional China (MTC) la cual está muy relacionada con las estaciones del año.

En verano rige y tenemos que atender especialmente al Corazón como órgano y al Intestino Delgado, como víscera. También el gusto como sentido. Vasos sanguíneos como estructura del cuerpo. El corazón rige la circulación de la sangre y según la MTC el corazón también rige la mente.

 

El corazón tiene relación con la capacidad de gobernar, entender, ver y servir de forma compasiva. El intestino delgado recibe, digiere y asimila la nutrición.

 

Las energías del elemento Fuego, que según la MTC es la que corresponde a esta época del año, son las encargadas de la consciencia y el amor y de hacer que las relaciones con los demás y con nosotros mismos sean seguras y creativas. Amar y ser amados. Una función muy importante del elemento Fuego también es la confianza frente al miedo y la ansiedad. También se relaciona con ser creativos y eficaces en nuestros proyectos.

 

A nivel de las emociones, la del corazón es la alegría. El Fuego da vida, calidez y también madurez, una emoción asociada con este elemento es la felicidad.

 

Respeto a la dietética de esta estación, el sabor del momento es el amargo. Con el calor se tienen que elegir alimentos ligeros y comer más frutas y verduras a temperatura ambiente.

 

Para activar la circulación sanguínea se recomienda alternar la temperatura en el agua de la ducha, con chorros fríos en las piernas y una temperatura máxima de 38 grados. Otro punto a tener en cuenta es cuidar la postura y no permanecer sentado o de pie durante largos periodos de tiempo y dormir con las piernas ligeramente elevadas.

 

El verano es momento de compartir con los amigos, la familia, etc. Es momento de expansión, de hablar, de reír, y de especialmente mirar a la gente con los ojos del Corazón.

 

A partir de estas consideraciones y a través de ejercicios de Chi Kung (Qi gong) y meditaciones, tendremos un buen equilibro en nuestro corazón e intestino delgado.